EN JUNIO IMPARTIRÉ TRES CURSOS EN VALENCIA DE "HABLAR EN PÚBLICO Y COMUNICAR CON EFICACIA"

Se va acercando el verano y, con él, las vacaciones. Por eso, el mes de junio es un mes excelente para conseguir aprender (¡por fin!) a hablar en público, superando posibles miedos y tensiones, haciendo ejercicios como los que hacemos en mis cursos, adquiriendo seguridad y naturalidad al hablar, relacionándote con otros participantes y, en definitiva, pasándotelo fenomenal.

Creo que debes tomar una determinación y decidir asistir a uno de estos cursos en los que os enseño a hablar en público con eficacia, utilizando una oratoria moderna, basada en la naturalidad y en la capacidad del orador de expresar sus ideas con total capacidad de persuasión.

Cuando vengas al curso te llevarás una gran alegría porque descubrirás que eres perfectamente capaz de dar un salto enorme en estas habilidades que nadie te ha enseñado hasta ahora.

Yo te garantizo que, con el método que yo utilizo en mis cursos, lo conseguirás. ´Sólo tienes que confiar en mí y asistir a uno de los cursos. Si al final no estás encantado con lo que hayas aprendido, te devolveré el dinero de la matrícula.

En el documento adjunto tienes toda la información de detalle. Léelo con atención y elige el curso que mejor te encaje: por las mañanas, por las tardes o en dos fines de semana. Son tres opciones distintas pero el curso es exactamente igual y con la misma duración: 30 horas.

LOS MALOS ORADORES IGNORAN AL PÚBLICO CON SU MIRADA


Hay oradores a los que les da igual hablar ante dos, ante veinte o ante doscientos; pero no porque sean buenos oradores, sino porque, simplemente, ignoran al público al que se supone que dirigen sus palabras; ¡no les miran!



Piensan que así no se distraerán mi sentirán agobios ante la visión "terrible" de los ojos de esas personas clavados en él. Sin ser conscientes de que así restan eficacia a su comunicación que, de hecho, no existe porque no hay conexión visual entre el orador y su público. Y, como dice Alan Pease"Sólo cuando dos personas se miran directamente a los ojos existe una base real de comunicación". Y, en otras ocasiones, el mal orador habla limitándose a mirar a una sola persona: un amigo, un colaborador, un subordinado o, símplemente, alguien que le cae bien. Y, al hacer eso, insisto, está ignorando al resto de destinatarios de su mensaje, al resto de presentes en la sala. 

Pero, pongamos la situación al revés. Imagínate que tú das una conferencia, una charla, una clase o haces una presentación de un proyecto, y que ninguna de las cincuenta personas que asisten al acto te estuviera mirando a ti. Unos consultan los mensajes de su móvil, otros están muy interesados observando por la ventana el vaivén de las ramas de los árboles, otros miran al techo, pensando que necesita una mano de pintura, otros cuantos se fijan en los cuadros que adornan las paredes, otros observan con atención los cogotes y los pelos de los de la fila de delante, alguno observa de reojo a una chica preciosa y elegante que está a su derecha, dos filas por delante; esa chica, a su vez, está observando a un señor que hay a pocos metros de ella y está tratando de recordar si le conoce o no y si, por tanto, debe saludarle al terminar la charla o no debe hacerlo... ¡Ninguno te mira porque ninguno te presta atención! 

Y tú, claro, lo percibes así y eso te va desmotivando, te va haciendo perder la concentración en tu mensaje y no encuentras la forma de recuperar su atención porque sientes que no les importa nada lo que les estás diciendo. ¡Te lo están transmitiendo con su "no mirarte"! Y te dan ganas de enviarles a la porra y largarte de allí. Vaya fracaso, ¿verdad? Tú les miras pero ellos no te corresponden.

Pues exactamente lo mismo pasa cuando la situación es al revés: cuando eres tú, mal conferenciante, pésimo comunicador, quien no mira a su público, que se esfuerza por atender a lo que dices y que te está mirando y escuchando con verdadero interés, ansioso de conectar contigo y de entenderte. Pero tú no les haces ni caso. ¡No les miras! 

Tú te muestras ajeno a ellos y a sus emociones, te muestras disperso, inseguro, tímido, asustado y, en definitiva, alejado por completo de lo que debe ser un buen orador. Así no vas a conseguir conectar con tu público y, por tanto, tu mensaje se desparramará por el suelo como el agua de un vaso que se cae, sin llegar donde tiene que llegar: a las mentes y a los corazones de quienes te escuchan.

El buen orador no sólo sabe lo que dice, sino que transmite conocimientos y pasión en la forma en que lo dice. El buen orador, el buen comunicador, a través de su mirada, dirige su mensaje con eficacia al público que le escucha. Sin miedo, sin tensión, con naturalidad, con afecto; incluso, como me gusta enseñar a mis alumnos, con cariño hacia esas personas que han tenido la gentileza de sentarse a escuchar lo que tienes que decirles.

Pero, para conseguir la empatía con tu público, que de eso se trata, es absoluta y totalmente imprescindible que les mires a los ojos mientras les hablas. Sólo así transmitirás tus emociones porque, como dice Goleman"Mientras las ideas se transmiten a través de las palabras, las emociones lo hacen de un modo no verbal". Y no debemos olvidar que "comunicar" es transmitir emociones.

Ya puedes escribir y preparar el mejor de los discursos. Si no lo pronuncias con la emoción adecuada (comunicación no verbal) no estarás comunicando. Estarás, tan sólo, hablando. 


LA CONCENTRACIÓN ES VITAL PARA PRONUNCIAR UN BUEN DISCURSO

Para que nuestro cerebro funcione correctamente y seamos capaces de controlar la situación cuando nos disponemos a hablar en público, tenemos que estar pendientes de todos los elementos que forman parte de una buena intervención. Es imprescindible que estemos concentrados.



Y, para estar concentrados, debemos hacer un esfuerzo y poner nuestra mente, con atención, en aquello que vamos a hacer. ¿Qué hacemos cuando empezamos a conducir y todavía no tenemos experiencia? Poner los cinco sentidos, poner toda nuestra atención, poner toda nuestra concentración en esa tarea, para poder manejar bien el vehículo, sin chocarnos, sin provocar accidentes, respetando todas las normas de tráfico, y estando pendientes de cualquier imprevisto que surja en nuestro camino.

De la misma forma, cuando estamos delante de un grupo de gente y vamos a empezar a hablar, debemos poner también toda nuestra atención, toda nuestra concentración, en lo que queremos decir, en cómo lo queremos decir, en las palabras que vamos a emplear, en las ideas que vamos a transmitir, respetando todas las normas de la oratoria, y estando pendientes de cualquier imprevisto que surja en el desarrollo de nuestro discurso; es decir, prestando atención a las reacciones del público que nos escucha.

Si les miramos con atención mientras hablamos, percibiremos si les está interesando lo que les decimos, si lo están entendiendo, si se están aburriendo o  si están deseando hacer alguna pregunta, por ejemplo. Pero para eso hay que mirarles de verdad, no como una masa sino individualmente, a cada uno si es posible.

Hace muchos años leí un libro sobre tenis en el que el autor daba un consejo que se me quedó grabado para toda la vida. Decía: “Cuando usted esté en la pista jugando al tenis, piense que en el mundo no existe nada más que las líneas de la pista, la red, la pelota y el contrario”.

Aplicando ese consejo a nuestras intervenciones, diremos que cuando estemos hablando en público, pensemos que en el mundo no existe nada más que el objetivo que nos hemos marcado, las ideas que queremos transmitir, las palabras que las expresan en voz alta, nuestro cuerpo, nuestros gestos y el público que nos escucha. Eso es lo básico.

ORDEN, UNIDAD Y VARIEDAD

Pero debemos controlar también el discurso en sí. Hablar en público, pronunciar un discurso, no es decir un montón de palabras dejadas caer de cualquier forma. Un discurso debe tener unas cualidades y debemos respetar sus partes para que sea eficaz, que es de lo que se trata.

Todo discurso debe tener Orden, Unidad y Variedad. Esas son sus cualidades. Tener orden significa que en el discurso debe haber un desarrollo natural de la idea principal. Debemos respetar la sucesión de los hechos y el proceso lógico de las ideas que queremos transmitir y los razonamientos con los que las queremos reforzar. Si, por el contrario, al pronunciar nuestro discurso, no respetamos ese orden interno que debe tener, aquello resultará incomprensible o, al menos, difícilmente inteligible por nuestra audiencia.

Tener unidad significa que todo lo que digamos en nuestro discurso, todas las ideas que transmitamos, deben conducir a un solo fin. De lo contrario, no conseguiremos que quienes nos escuchan capten nuestra intención. ¿Para qué estamos pronunciando ese discurso, esa intervención de lo que sea? La respuesta a esa pregunta nos marcará la finalidad de nuestra intervención. Si, por ejemplo, estamos presentando un nuevo proyecto, comentaremos en nuestra intervención la situación de la que partimos, explicaremos las carencias que viene a cubrir este proyecto, sus características, la facilidad y conveniencia de su implantación, las ventajas respecto de otros proyectos similares y analizaremos las ventajas y beneficios que reportará su implantación. Cada una de las cosas  que digamos estará dirigida a uno de estos objetivos que, juntos, darán unidad a nuestro discurso.

Y, además de orden y unidad, el discurso debe tener variedad. Esto significa que debemos estructurarlo con originalidad, con libertad, aportando nuestra personalidad a aquel conjunto de ideas que transmitimos con nuestras palabras. Seamos nosotros mismos. No tratemos de imitar a nadie. Nos podemos inspirar en algún orador al que admiremos, pero no le imitemos.


Tengamos personalidad para, respetando estas cualidades a las que me he referido, conseguir que nuestro discurso sea una pieza oratoria eficaz; es decir, que consiga su objetivo: el que nos hayamos marcado de antemano. Porque, no lo olvidemos, nuestro discurso siempre, siempre, debe tener un objetivo claro. No podemos hablar por hablar.


CURSO DE 'HABLAR EN PÚBLICO CON EFICACIA' EN LA UNIVERSIDAD DE NAVARRA



Este fin de semana he terminado de impartir uncurso de "Hablar en público con eficacia" en la Universidad de Navarra, organizado por la Oficina Alumni, la asociación que agrupa a los antiguos alumnos de la UNAV y que cuenta con cerca de 15.000 miembros en todo el mundo.

El grupo de profesionales que participaron en este curso durante dos fines de semana comentaron que habían disfrutado muchísimo con los ejercicios que habían realizado y las enseñanzas que les había transmitido.



Han aprendido a superar el miedo a hablar en público, a controlar sus emociones, a controlar mentalmente el tiempo que debe durar su "discurso", a controlar su comunicación corporal, su comunicación paraverbal y su comunicación verbal. Les encantaron todos los ejercicios pero, sobre todo, dijeron que les habían gustado mucho los ejercicios de improvisación que les hice hacer, con el fin de que adquirieran soltura saliendo de su círculo de confort y rompiendo sus timideces.

Al final, todos terminaron felices y muy agradecidos por las treinta horas de aprendizaje que habíamos pasado juntos en este curso y que estoy seguro de que les dará frutos a partir de ahora en su vida profesional, esforzándose por poner en práctica todo lo que les he enseñado. 

CURSO EN MADRID DE HABLAR EN PÚBLICO CON EFICACIA.


El próximo mes de junio impartiré un CURSO DE HABLAR EN PÚBLICO CON EFICACIA en Madrid.

La mayoría de los españoles tenemos miedo a hablar en público. Muchísimos profesionales de cualquier ámbito sufre, tiemblan, tartamudean o se descontrolan al afrontar cualquier situación de tener que hablar en público. Y muchos no son conscientes de hasta qué punto están perdiendo oportunidades de mejora profesional y personal.

Si te interesa superar esos miedos, o si no los tienes pero quieres mejorar la eficacia de tu comunicación al hablar en público, puedes hacerlo inscribiéndote en este curso, que está dirigido a quienes deseen mejorar estas habilidades. Interesa tanto a profesionales como a estudiantes de cualquier nivel. 

El curso se realizará en dos fines de semana: viernes 3 y sábado 4 de junio; y viernes 10 y sábado 11 de junio en MSL Formación; C/ Marqués de Ahumada, 7.

El horario será el siguiente: viernes de 16 a 21 h y sábados de 9 a 14 h y de 15:30 a 20:30 h, en total 30 h de duración en las que APRENDER A HABLAR EN PÚBLICO y a COMUNICAR CON EFICACIA.

El aforo del curso será de un máximo de 15 alumnos, y las inscripciones se realizarán por riguroso orden de inscripción y pago de matrícula.

Aquí tienes toda la información, ¡ABIERTO PLAZO DE MATRÍCULA, PLAZAS LIMITADAS!

Más información: dolomagan@gmail.com - 672244389






NUEVOS CURSOS DE ORATORIA EN MAYO Aprende a hablar en público con eficacia.

¿Vas a seguir conviviendo con tu miedo a exponer tus ideas delante de un grupo de personas? ¿Vas a seguir sin atreverte a preguntar al final de una conferencia o en una clase? ¿Vas a exponerte al fracaso cuando tengas que presentar tu proyecto fin de carrera, o de grado, o de máster, porque tiemblas sólo de pensar en ese cuarto de hora terrible en el que tendrás que explicar tu proyecto ante un tribunal? ¿Vas a seguir temblando sólo de pensar que tienes que pronunciar una ponencia en un congreso o en una reunión profesional? 

¿Te has parado a pensar en lo maravilloso que es conseguir comunicar tus ideas con seguridad, con confianza, con claridad, con naturalidad, incluso con brillantez? ¿No te encantaría conseguirlo? Pues la solución es bien sencilla: ven a uno de los cursos que impartiré en Valencia en el mes de mayo. 

Te propongo que, por fin, te decidas a solucionar esa carencia que tienes en tu formación. Nunca has aprendido a hablar en público y comunicar con eficacia cuando te diriges a un grupo de personas. 

En el mes de mayo, ofrezco opciones diversas en mis cursos de oratoria para que puedas elegir la que mejor te venga y te decidas de una vez a aprender a hablar en público y comunicar con eficacia, sin complejos, sin miedos, con seguridad, con confianza, con claridad de ideas y disfrutando de la maravilla de la comunicación oral.

Con la formación que ofrezco aprenderás a hablar en público y a comunicar con eficacia; te lo garantizo, y es que cada vez que termino de impartir uno de mis cursos sobre "Hablar en público con eficacia" lo hago encantado con las valoraciones y comentarios de mis alumnos. Por eso te animo a que elijas tu opción preferida y hagas el esfuerzo de inscribirte en uno de mis cursos, con la total seguridad de que te encantará. Y, si al final no fuera así, te devolveré el dinero de la matrícula. ¡Es la mayor garantía que puedo ofrecerte!



¡Aquí tienes toda la información! ¡¡ANÍMATE!! 



CURSO-TALLER PRÁCTICO 'Hablar en público con eficacia', Universidad de Navarra


A finales de abril impartiré una nueva edición del curso-taller "Hablar en público con eficacia". Será en Pamplona, organizado por la Oficina Alumni de la Universidad de Navarra, pero es un curso en el que puede inscribirse quien quiera.  

Cualquier profesional o estudiante puede beneficiarse de esta formación imprescindible para cualquier profesional y de la que los españoles no han recibido ninguna enseñanza. 

Por eso, esta es una buena ocasión para quienes residan, trabajen o estudien en Navarra, para poder inscribirse y solucionar de una vez esa carencia. Les garantizo que su vida profesional, e incluso personal, experimentará una transformación positiva de gran interés. 

Así lo han afirmado quienes ya han participado en estos cursos. Ven y compruébalo personalmente. 

Aquí tienes toda la información.